Aranzazu Pérez

Hay dos cualidades que destacan por encima del resto cuando se habla de un fotógrafo corporativo: la empatía y la sensibilidad para captar la esencia de una empresa. A diferencia de otros tipos de profesionales de la imagen, un experto en fotografía corporativa no solo dispara instantáneas atendiendo a los factores esenciales (como son la luz, la composición o la escenografía, entre otros), sino que también, además, ha de establecer un vínculo previo con las personas a las que va a retratar: los trabajadores de una corporación.

Estos trabajadores, en su individualidad, reúnen una serie de rasgos propios, pero además —y teniendo en cuenta el marco en el que están circunscritos (en lo que a la sesión del fotógrafo se refiere)—, también poseen una serie de características que comparten con sus compañeros. La principal misión de un fotógrafo corporativo es saber identificar tanto unos como otras y, claro, lograr capturarlos con su cámara.

Planificación de la sesión de fotografía corporativa

Tan importante —si no más— como la propia sesión fotográfica es la reunión previa que tengamos con el cliente. Además de conocer con detalle a qué se dedica la empresa para la que vamos a realizar el proyecto, así como la filosofía y los valores por los que se rige, conviene charlar con aquellos empleados que vayan a ser retratados de manera individual (normalmente, los directivos o jefes de departamento).

Asimismo, nunca está de más cruzar unas palabras con algunos miembros del resto de la plantilla, de cara a hacernos una idea del aire que se respira en la organización. Todo ello, al menos en cierta medida, deberá estar presente en cada una de las fotografías corporativas que realizaremos más adelante. Además de dicha reunión, el fotógrafo visitará las instalaciones de la empresa, tanto para sumar impresiones acerca del tono general en el que se desenvuelven los trabajadores como de cara a encontrar localizaciones para la sesión fotográfica.

Lugares y localizaciones idóneos para el fotógrafo corporativo

Otra de las labores fundamentales de todo fotógrafo corporativo de primer orden es saber encontrar el punto de equilibrio entre los que serán los dos factores protagonistas de la sesión: el factor humano —del que ya hemos hablado— y el factor inanimado. Es decir, las instalaciones de la empresa. Además de la visita a las mismas que apuntábamos en el párrafo anterior, el fotógrafo se informará sobre otros posibles lugares complementarios donde realizar la sesión de fotografía corporativa, como puedan ser:

Oficinas o locales externos. Esta es una excelente manera de mostrar cercanía a los clientes que visiten la web en la que vayan a ser incluidas las fotografías corporativas.

Localizaciones relacionadas con incentivos u otro tipo de actividades extra laborales. Cada vez es más común que las empresas organicen actividades relacionadas con el ocio, sobre todo destinadas a favorecer la convivencia y el compañerismo entre sus trabajadores. Este tipo de ubicaciones pueden aportar algo de distensión, color y dinamismo a la serie fotográfica.

Proyectos ya realizados —o en marcha— para terceros clientes. Por ejemplo, en el caso de una empresa constructora, es posible retratar la edificación de una vivienda. O, en el caso de que nuestro cliente sea un proveedor de muebles, podemos fotografiar un escaparate o una instalación montados con sus artículos.

La experta en fotografía corporativa de Camaltec

Desde hace años, en Grupo Camaltec contamos con la fotógrafa Aranzazu Pérez, especializada en fotografía corporativa e institucional. La extensa trayectoria de Aranzazu —tanto dentro como fuera de Camaltec— ha propiciado que sean pocos los escenarios con los que no haya tenido que lidiar, por lo que dos de sus principales virtudes son la versatilidad y la rapidez a la hora de captar lo necesario para trazar el plan a seguir durante sus sesiones.

Aranzazu ha realizado trabajos para todo tipo de entidades y corporaciones, desde pequeños negocios locales hasta grandes multinacionales. Es por ello que sabe que, en ocasiones y para agilizar el desarrollo de ciertos proyectos, es conveniente contar con la ayuda de un asistente —o de varios—. Así, ya sea a título individual, ya con la ayuda de alguno de los otros expertos en fotografía corporativa integrados en el equipo visual de Camaltec, Aranzazu Pérez es sinónimo de garantía y excelencia profesionales.

DESCUBRE NUESTRAS OFERTAS SOBRE FOTOGRAFÍA CORPORATIVA

Super Oferta desde 300 Euros