Suscribirse
¿Necesitas ayuda? 910 284 709

Análisis de competencia

En Camaltec Ibérica, como expertos en diseño web Terrassa, sabemos que vigilar de cerca a nuestra competencia puede dar nuevas oportunidades de crecimiento a nuestro negocio. De hecho, esta técnica recibe el nombre de benchmarking y consiste fijarse en lo hacen bien otros miembros de nuestros sector y adaptarlo a nuestro propio proyecto. Es decir, no se trata de copiar al de al lado, si no de fijarse en sus buenas prácticas y adaptarlas a las peculiaridades de nuestro negocio.

Análisis de la competencia en el marketing digital: benchmarking.

Si lo trasladamos a la esfera de internet, dentro del ámbito del marketing digital, el análisis de la competencia basado en el bechmarking está a la orden del día. En Camaltec Terrassa ofrecemos a nuestros clientes un servicio de análisis de la competencia orientado al terreno del marketing digital. Como expertos servicios web Terrassa, nos encargamos de acotar el sector, identificar a la competencia y analizar su web, con qué palabras clave se posiciona, qué tráfico atrae y cómo lo consigue, técnicas de SEO y SEM… ¡TODO!

Esto nos sirve para estudiar cuál es su público objetivo y compararlo con el nuestro. También para ver si sus prácticas tienen éxito o se pueden mejorar. Para alcanzar o adelantar a nuestros competidores debemos vigilarlos de cerca…

A veces, tomamos como referencia los mejores aspectos de otras empresas, aunque no sean competidoras directas, si sus buenas prácticas pueden sernos útiles o inspirarnos para diseñar las nuestras propias. Por ejemplo, las tiendas online de venta de moda pueden observar de cerca como gestionan el marketing online gigantes como Inditex para inspirarse y crear nuevos contenidos adaptados a sus posibilidades. Pero también deben mirar al resto de e-Commerce de su sector y controlar así que no les ganen cuota de mercado. Sensato ¿verdad?

Tipos de benchmarking que podemos realizar.

La verdad, es que el benchmarking no siempre se hace sobre otras empresas. De hecho, podemos mirar al de al lado y ver porqué sus resultados son mejores que los nuestros aunque pertenezca, por ejemplo, a nuestra propia empresa.

En realidad, la teoría nos dice que hay varios tipos de benchmarking, en función de qué tomemos como modelo o como objeto de análisis. Puede ser:

  • Interno: si tomamos como referencia otros departamento de nuestra propia empresa con mejores resultados. De competencia: si lo aplicamos sobre empresas que son nuestra competencia directa.
  • De referencia: si lo aplicamos sobre empresas que no son nuestra competencia pero que usan proceso y técnicas que nos pueden ser útiles.

¿Cómo aplicamos benchmarking en nuestra empresa?

Hay que hacerlo por fases.

  • En primer lugar, hay que determinar qué áreas queremos mejorar: producto, servicio al cliente, producción, ventas, etc.
  • Luego hay que determinar qué empresas de la competencia vamos a analizar: aquellas que nos superan en esas áreas que queremos mejorar.
  • Después concretar qué tipo de información nos interesa: hacer un listado con los ítems que debemos analizar y comparar para saber en qué debemos fijarnos.
  • Luego, iremos recabando la información a partir de las fuentes directas que mejor nos ayuden: perfiles en redes sociales, comentarios en la web, nuevas páginas en el sitio, landing page para promociones o captación de suscriptores, catálogo de productos, etc,

Una vez que ya hemos recopilado la información hay que analizarla. Como expertos en servicios web Terrassa, en nuestro caso realizamos comparativas muy interesantes de los aspectos a mejorar e ideamos estrategias para poder aplicar los cambios. Y, desde luego, hay que dejar un periodo de tiempo de implementación y rodaje para ver si funciona.

Aunque suene a nuevo, el benchmarking ya tiene su historia.

Probablemente nos suena a nuevo porque lo relacionamos, en nuestro caso, con el marketing digital.

Pero esta práctica nació en Estados Unidos en los años 60 y se puso muy de moda en la década de los 80. Los gestores empresariales lo tomaron como una herramienta útil de autoevaluación, basada en la comparativa de los rendimientos. Y, siempre, debe de ir seguida de un proceso de aprendizaje y de una evolución empresarial.

El término benchmarking lo acuño en 1976 la empresa americana Xerox, aunque puede que desde entonces el concepto haya evolucionado.

Si tu empresa o tu negocio trabajan en la red o tiene identidad digital, como expertos en servicios web Terrassa podemos ayudarte a analizar tu competencia para mejorar esos parámetros que no te dejan del todo satisfecho.

Contacta con nosotros y te haremos una propuesta sin compromiso.