Suscribirse
¿Necesitas ayuda? 910 284 709

Branding, el arma secreta de las empresas

El Branding es uno de esos términos en inglés relacionados con el mundo del marketing que cada vez está más presente pero cuyo concepto no acaba de quedar del todo claro para el público en general. Y no deja de ser curioso porque, todos, absolutamente todos, como consumidores, somos parte activa e importante del Branding de cientos de marcas. Pero lo hacemos sin ser conscientes de ello.

El Branding sirve para construir una marca, más allá del binomio producto-precio.

Se trata del trabajo que hacen las empresas para dotar de alma a su proyecto, dotándola de valores y atributos emocionales. Es la única manera de llegar al corazón del consumidor.

¿Cómo hacer una buena estrategia de Branding?

El Branding no es solo identidad corporativa, son muchas más cosas.

La identidad corporativa de una marca o de un producto nos muestra su aspecto visual: colores, tipografía, logotipo…Sin embargo, también hay que tener en cuenta la imagen corporativa, no solo la identidad. El motivo es que la imagen corporativa nos habla de cómo la audiencia percibe a nuestra marca, qué somos para ellos.

Y, aquí es donde entran las estrategias de Branding. Las usamos para que el usuario perciba nuestra marca como nosotros queremos que lo haga. Y las trabajamos para consolidar esa imagen y asentar esa percepción. Desde luego, en todo esto influye, y mucho, la percepción emocional. Y es justo ahí, donde las estrategias de Branding exitosas hacen bien su trabajo.

Por ejemplo, desde siempre, McDonalds’s ha estado posicionada como una marca de comida basura. Sus gestores empezaron hace tiempo un enorme trabajo para cambiar este concepto en los consumidores. Y, si te das cuenta, poco a poco, lo van consiguiendo. Para ello, crearon nuevas estrategias de Branding: cambiaron el rojo y amarillo de su logotipo, por el color verde botella y el dorado. Dotaron a sus locales de una estética mucho más cuidada y sofisticada. Incluyeron varias ensaladas en su carta, como muestra de que también ofrecían platos sanos y saludables. Y, por último, hicieron potentes campañas publicitarias sobre el origen de la carne de sus hamburguesas.

De esta manera, han conseguido que acudamos a consumir sus productos como artículos de comida rápida, pero cada vez más alejada del concepto de comida basura. Es decir, su estrategia de Branding, funciona.

Para llevar a cabo estrategias de Branding como ésta, hay que analizar bien el mercado, el posicionamiento de nuestra marca, el perfil de nuestro público objetivo y sus necesidades. La clave está en saber lo que nuestro target espera para adaptar nuestro mensaje a esa demanda y comunicarnos con ellos de forma más efectiva.

De todas formas, con el ejemplo que hemos incluido, se demuestra que el Branding no es solo la parte visual de las marcas: también influye en cómo nos perciben los usuarios aspectos como:

  • El naming Los atributos de marca
  • El tono con el que comunicamos
  • El packaging
  • La estética de los espacios físicos (si los hay)
  • La misión y la visión de la empresa

Otros ejemplos de Branding exitoso.

La mayoría de marcas potentes cuidan en grado máximo su Branding. De hecho, han creado universos de conceptos alrededor de su marca. Este es el caso de marcas como Starbucks, con una cuidada presentación de sus productos, un packaging exclusivo, unos locales de diseño particular y su apuesta por el concepto de “la experiencia Starbucks”. Además, en 2015 lanzaron su primera campaña de Branding puro y duro, centrada en la idea de que “en tiempos de virtualidad, las personas no están realmente conectadas a menos que estén cara a cara”. ¿Dónde? Pues en el entorno agradable, cuidado y acogedor de sus locales, por supuesto…

Apple es otro buen ejemplo de Branding de una marca. Todo en ella va en consonancia con lo que quieren representar: productos tecnológicos de calidad, cuidado diseño, estética minimalista y grandes funcionalidades. En su estrategia destaca el naming, el mobiliario de sus tiendas, la evolución de su logo, el packaging cuidado y elegante, el tono de sus mensajes, el servicio de atención al cliente y, desde luego, sus lovers…

Seguro que después de entender este artículo, tú también piensas que el Branding puede convertirse en el arma secreta de las empresas. De cualquier empresa… y de la tuya, también.

Deja un comentario