Suscribirse
¿Necesitas ayuda? 910 284 709

¿Podemos velar por nuestra privacidad?

En la red confluyen millones de sitios web que nos ofrecen servicios en línea. Muchos de ellos son, en principio, gratuitos. Sin embargo, los pagamos con nuestros datos que son valiosos para ellos y de los cuales se saca mucha rentabilidad.

Cuando navegamos por internet perdemos, en muchos casos, el control de la información ya que diversos sitios interactúan entre sí e intercambian datos. Aunque se habla mucho últimamente de la privacidad en la red, no existe un mecanismo de control efectivo sobre la información que generamos.

Lo cierto es que, a la hora de usar internet, es importante saber qué información compartimos con las webs que visitamos. En camaltecelche.es

Cuando navegamos perdemos el anonimato.

Muchos piensan que, cuando navegan por la red, lo hacen de forma anónima. Pero, nada más lejos de la realidad. Todas las acciones que realizamos pueden archivarse: desde los mensajes que enviamos, las opiniones que vertimos en foros, las consultas que hacemos o las páginas que visitamos.

Seguro que has oído hablar de las famosas cookies, pero ¿sabes realmente lo que son?

Una cookie es un archivo creado por un sitio web que contiene información y que se envía entre el servidor donde está alojada la web que visitamos y el navegador que usamos para poder hacerlo. Su función es almacenar nuestra actividad con el objetivo de ofrecernos contenido más ajustado a nuestros intereses y hábitos. Es decir, en principio, las cookies informan de cuándo entramos por última vez a ese sitio o qué productos pusimos en el carrito de la compra de una tienda online.

Todos los proveedores de internet pueden recopilar esa información nuestra y hacer un buen uso o un mal uso de la misma.

¿Podemos velar por nuestra privacidad?

En teoría, todos los usuarios de internet tenemos los mismos derechos y obligaciones. Esto quiere decir que, si emitimos información en la red, tenemos derecho a revisarla, editarla, eliminarla o pedir responsabilidades si se hace un mal uso de ella. Pero no siempre es así de efectivo.

Por lo tanto, es aconsejable tomar ciertas precauciones como usar seudónimos, instalar antivirus y cortafuegos, actualizar con regularidad nuestro sistema operativo o no visitar páginas que no ofrezcan todas las garantías de seguridad.

Sin embargo, también tiene mucho que ver el navegador que utilicemos.

No hay nada gratis en internet.

La mayoría de los internautas utilizan como navegador Google Crhome, aunque muchos no se han molestado en leer sus políticas de privacidad. De hecho, Google tiene tanto éxito porque nos ofrece una larga lista de servicios estupendos y gratuitos, que hacen las delicias de los usuarios: buscador, Gmail, Google Translator, Google Shopping…

De esta manera, lo que consideramos como un simple buscador nos facilita la vida y nos ofrece funcionalidades cada vez más chulas que nos hacen todo mucho más fácil. Sin embargo, ¿qué gana Google con todo esto si nos lo ofrece gratis? Pues nos ofrece todos estos servicios a cambio de nuestra privacidad. Y damos nuestra conformidad cuando aceptamos sus políticas de privacidad… esas que nadie se lee.

Si estás preocupado por la privacidad en internet, sigue leyendo…

Si estás preocupado por la privacidad en internet, desde camaltecelche.es vamos a hacerte un par de sugerencias interesantes.

  • Usar otros buscadores alternativos que ofrecen a los usuarios realizar búsquedas de forma anónima y privada. Uno de ellos es DuckDuckGo, donde se realizan más de 14 millones de búsquedas al día y sigue creciendo. Este sitio no almacena nuestra información privada, no gestiona publicidad y pone límites al uso de cookies. Es decir, nos garantiza un mayor grado de privacidad.
  • Otra opción es Startpage by ixquick, un buscador que ni siquiera guarda nuestra dirección de IP, no almacena el historial de búsquedas de los usuarios y no hay cookies rastreando el navegador.
  • Usar contraseñas más seguras, que combinen letras mayúsculas y minúsculas, números y símbolos.
  • Utiliza la verificación en 2 pasos: para acceder a tus cuestas necesitarás tu contraseña y un código temporal que llegará a tu móvil.
  • Usa Google Alerts para recibir avisos cada vez que tu nombre aparezca en los contenidos de internet. Con esto, no lo evitarás, pero estarás al tanto de cuando se produce.