Suscribirse
¿Necesitas ayuda? 910 284 709

Diferencias entre seo y sem

Cuando una empresa o corporación se adentra en el complejo mundo de internet se enfrenta a la toma de decisiones importantes que, en muchos casos, se llevan a cabo sin disponer de los suficientes conocimientos para saber si se ha elegido el camino correcto: desde el diseño y la estructura de la web, hasta las redes sociales más adecuadas para nuestras necesidades y nuestro público o las fórmulas para mejorar el posicionamiento. Existe un abanico de opciones tan amplio que es fácil perderse y, lo peor, acabar realizando inversiones poco acertadas que no nos ayudarán a conseguir el retorno de la inversión.

Diferencias entre seo y sem

En cualquier proceso de toma de decisiones sobre los pasos a dar en internet debe primar en primer lugar el criterio de la eficiencia, buscando rentabilizar cada euro en la consecución de nuestros objetivos, que no siempre son conseguir clientes directos y aumento de ventas. En ocasiones las campañas tratan más bien de lograr prestigio o de atraer adeptos, inversores o partners.

Una de las primeras cuestiones que nos plantean un profesional en marketing digital es cuál es nuestra prioridad: ¿SEO o SEM? He ahí la cuestión. Lo primero es saber de qué estamos hablando. El SEO (Search Engine Optimitation) emplea estrategias de posicionamiento orgánico y el SEM (Seach Engine Marketing) introduce diferentes fórmulas de publicidad online remunerada. El objetivo, en ambos casos, es ganar visibilidad en internet logrando aparecer en los primeros puestos en los buscadores.

SEO, posicionamiento natural

Conocer buenas estrategias de SEO ayuda a la optimización de los recursos propios como páginas web corporativas. Los expertos en SEO conocen los secretos por los que rigen el funcionamiento de los principales motores de búsqueda (Google, Yahoo o Bing) a la hora de estructurar contenidos. Estos buscadores funcionan con algoritmos que van evolucionando a lo largo del tiempo que premian a aquellas páginas web que siguen sus criterios y penalizan a aquellas que incumplen sus normas.

Una buena planificación SEO tiene que conseguir rentabilizar al máximo la web realizando un uso eficiente del lenguaje y de otros elementos fundamentales del sitio, para lograr mejorar el posicionamiento de forma natural, sin publicidad. Puede ser un trabajo a largo plazo, pero con resultados más duraderos cuando se logran los objetivos marcados.

SEM, posicionamiento por publicidad

Con SEM se obtiene visibilidad con campañas de publicidad en un periodo de tiempo más corto. Sin embargo, nos mantendremos en los primeros puestos de los buscadores sólo mientras dure la campaña de promoción. Antes de lanzarse también hay que hacer un minucioso estudio sobre qué términos son los más rentables en cada caso, en función de nuestro sector de actividad o del peso que tenga nuestra competencia en internet. La elección del target es también una cuestión fundamental que debería ir asociada a un estudio de mercado previo.

El funcionamiento de la publicidad en Google se basa en la puja de los términos clave. Es, por tanto, imprescindible realizar un estudio previo de las palabras con las que queremos que se nos identifique y aquellas que, por el contrario, no queremos que aparezcan en relación con nuestra marca. La planificación de las campañas debe imponer una frecuencia y un alcance adecuados a nuestros intereses y ajustados a los recursos de los que dispongamos. El coste se calcula en función de los clics e impresiones de pantalla. Los anuncios aparecen en lugares muy visibles y están identificados como publicidad con un cartel distintivo fácilmente identificable. La efectividad de la publicidad también es cuantificable mediante el seguimiento de las conversiones o técnicas de monitorización.

Equilibrio entre SEO y SEM

Las campañas SEM llevan a clientes potenciales a nuestra página web y, a partir de ahí, toda la responsabilidad en el proceso de venta o de adhesión es nuestra. ¿Qué se va a encontrar allí el internauta? ¿Son acordes nuestros mensajes y nuestra imagen con el anuncio? ¿Ofrecemos un espacio funcional y atractivo? ¿Disponemos de un mecanismo rápido y seguro para efectuar la compra? Es necesario que antes de realizar una inversión en publicidad nos aseguremos de que disponemos de un sitio adecuado para completar el proceso de conversión.

Llegados a este punto nos preguntamos: ¿SEO o SEM? La decisión más acertada es combinar ambas fórmulas buscando un equilibrio que consiga que nuestra marca sea relevante en los buscadores.